La censura de ‘La Bella y La Bestia’ y la homosexualidad en el cine actual

La nueva versión de La Bella y La Bestia de Disney, protagonizada por Emma Watson, contiene una breve escena con un personaje homosexual. Este ha sido suficiente motivo para que los cines rusos censuraran la película por “propaganda gay”.

El personaje LeFou está enamorado de Gastón. Un detalle que, para el actor Josh Gad es “sutil” pero “efectivo y necesario” y que, además, significa la primera aparición de un personaje homosexual en una película de Disney, hecho que el director de la película ha caracterizado de histórico: “Es alguien que se está dando cuenta que tiene esos sentimientos. Y Josh lo convierte en algo muy sutil y delicioso. Es un precioso y exclusivo momento gay en una película Disney”.

Bella-y-la-Bestia-2017-770x513
Fotografía promocional de la película La Bella y la Bestia (2017). – Applauss

Sin embargo, desde Rusia, la inclusión de esta escena en el largometraje se ha considerado una ofensa y una violación de la “ley contra la propaganda de la homosexualidad” que el gobierno ruso aprobó en 2013. Según esta ley, no se puede dirigir a menores información alguna sobre “relaciones sexuales no tradicionales” que nieguen “los valores familiares tradicionales” u “ofendan los sentimientos religiosos”.

 

Así, Rusia ha anunciado su intención de censurar la película para omitir esta escena. Pero no es el único país en el que han surgido críticas al film: el dueño de un cine de Alabama (EEUU) ha anunciado en Facebook su intención de no incluir la película entre su oferta, aduciendo que “no vamos a comprometer lo que la Biblia enseña y que, en su cine, solo se mostrarán películas “orientadas a la familia”.

Si bien es cierto que la homosexualidad –  junto a tantas otras temáticas “alejadas de la moral religiosa” –  ha sido censurada a lo largo de la historia del cine en regímenes totalitarios (por ejemplo, en la España franquista), parece que, aún en la actualidad, incluso en las sociedades que se consideran a sí mismas democráticas y que abogan por la libertad de orientación sexual, se sigue manteniendo el debate sobre lo que debe o no ser incluido en un film.

tumblr_ok3nkrcjtl1s535xbo9_r1_1280
Fotograma de Moonlight (2016) – Huffington Post.

El cine juega un papel fundamental en la representación y el moldeo de diferentes colectivos en la sociedad. Así, la presidenta del grupo GLAAD de campañas de colectivos LGBTQ en los medios afirmó que no solo no es un hecho digno de censura, sino que “los niños necesitan verse representados en el contenido que consumen. Cada vez más, cuando las industrias quieran apelar a los jóvenes, tendrán que incluir historias y personajes LGBTQ”.

En el cine americano, no obstante, la evolución de las tramas de homosexualidad ha sido bastante compleja. Durante el periodo de censura potenciado por el llamado Código Hays (1934-1966), los personajes homosexuales, lejos de desaparecer, se volvieron mucho más complejos e intrigantes, dejando atrás la caricaturización de las películas anteriores y dando libertad al espectador en la interpretación final de la orientación sexual del personaje.

Captura de pantalla 2017-03-08 a las 18.27.01.png
Fotograma de La Bella y La Bestia (2017) – El País. 

Tras la censura, después de varias etapas de apertura y liberación,  la temática ahora tiende a ser tratada cada vez con más profundidad, explicando la homosexualidad como una parte más del pensamiento del personaje, que es, cada vez, más redondo y multidimensional. Ejemplo de esto es Chiron, el joven afroamericano – y homosexual – sobre el que trata la película ganadora del Oscar este año: Moonlight.

En el film se relata, en tono de drama, la vida de un niño que crece en un barrio conflictivo de Miami y los conflictos que genera en él su orientación sexual.

Con apenas una semana de diferencia, Hollywood ha premiado a una película de temática homosexual con el mayor galardón que se puede otorgar a un filme, el premio Oscar – Best Picture; y se ha suscitado el debate sobre si es ético o no incluir un personaje homosexual en una película infantil.

Frente a la censura de La Bella y La Bestia han surgido muchas voces discordantes, la mayoría de ellas denunciando la hipocresía de quienes “tienen un problema con una mínima escena homosexual pero no con una relación humano-búfalo” que configura la trama principal de la película.


Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s