La caza de brujas en la Edad Moderna: los juicios de Salem

La caza de brujas fue un proceso que se inició en la Europa Moderna hacia 1450 y que se extendió durante cerca de trescientos años afectando, de la misma manera, a los territorios  ocupados por los europeos en las zonas coloniales de América. El proceso de persecución de brujas consistía en la identificación y condena de personas afectadas por – o que realizaban prácticas relacionadas con – la brujería.

150907_r26945-690
Mapa de 1962 de la costa este de Estados Unidos, concretamente, la bahía de Massachusetts. – The New Yorker.

Encontramos antecedentes de estas prácticas en el Antiguo Egipto o en Babilonia, donde el Código de Hammurabi llamaba al “castigo de los magos”. También durante la Edad Media se condenaba cualquier práctica relativa con la brujería, pero no fue hasta la Edad Moderna cuando la persecución de brujas se convirtió en una práctica real.

Entendemos la caza de brujas como un conjunto de movimientos, independientes y particulares, que se desarrollaron simultáneamente en diferentes zonas de la Europa central. La intensidad de los procesos variaba según el área geográfica. Si la caza de brujas fue un fenómeno ampliamente extendido, hay dudas de que el origen fuera el mismo para todas las zonas en las que se practicó. De hecho, la magia y la hechicería, según Luis Rojas, “son fenómenos universales, presentes en todas las sociedades y en todas las épocas”, pero la caza de brujas moderna europea es un fenómeno determinado que surge en un caldo de cultivo particular y de manera simultánea en el viejo continente.

salem_witch.jpg
Ilustración de un juicio de brujas en Salem, EEUU – EAPS4.

En primer lugar, la posición religiosa – concretamente de la Iglesia Católica – hacia estos movimientos cambió con el paso del tiempo, según Luis Rojas: “la Iglesia Medieval consideraba que los hechos atribuidos a los hechiceros eran ilusorios y no tenían existencia real” pero “abandonó esta postura incrédula y adoptó la opinión realista de Santo Tomás, según la cual la brujería no era un juego peligroso de ilusiones, sino que tenía existencia real y verdadera”.

Aún así, el surgimiento de la caza de brujas y de la persecución de la brujería se explica como un proceso multicausal, influido tanto por nuevas ideas sobre la brujería o de cambios en el derecho penal, como de la tensión social y religiosa de la época. A partir de estos factores, se entiende la caza de brujas como un “producto del pueblo, surgido de un defectuoso proceso de cristianización en Europa”.

No obstante, cualquiera que fuera la causa, los de caza de brujas fueron procesos censores de extrema dureza que condenaron a cientos de miles de personas a muerte en la hoguera o en la horca basándose en rumores o temores infundados.

Los juicios de Salem

Los juicios de Salem fueron una serie de procesos judiciales que se llevaron a cabo en el actual estado norteamericano de Massachusetts entre 1692 y 1693. Se conocen como “jucios de Salem” pese a que se desarrollaron en varios condados en la zona y no exclusivamente en la ciudad de Salem.

Salem_mass
Vista aérea actual de la ciudad de Salem (Massachusetts), en EEUU. – Wikimedia.

La causa del estallido del pueblo de Salem contra las prácticas de brujería no está clara: se tiende a relacionarlo con oleadas de extremismo religioso, de malas cosechas, de maltrato infantil, a la presencia de un hongo en el pan que causaba síntomas similares a los de algunas drogas, o a una oleada de “estrangulamiento social” de la mujer.

De hecho, la comunidad de Salem era una comunidad extremadamente religiosa y apegada a la conducta religiosa puritana en la que la mujer debía “obedecer al marido, sin mayores derechos, y encargarse del cuidado de unos niños que eran educados, desde una edad temprana en las labores de los adultos”.

Temerosa del castigo en forma de malas cosechas o mal clima, la ciudad llevaba esta conducta puritana al extremo. Los vecinos se vigilaban entre ellos y denunciaban cualquier  actitud sospechosa de alejarse de la moral religiosa. De esta manera, cerca de 200 personas fueron acusadas de brujería y juzgadas por ello. Además, muchas otras fueron apresadas sin juicio ni acusación formal. Aunque las acusaciones se basaban en rumores y nunca se buscaron pruebas para el juicio, algunas de las acusadas presentaban síntomas de epilepsia o de psicosis delirante. Se cree que el aumento de casos de estas patologías pudo darse a causa de la ingesta de centeno contaminado por cornezuelo, un hongo parásito.

402b1d9b160b9c3b15a23830f16e7541.jpg
“Witch Museum” en la actualidad en Salem, EEUU. –Tripadvisor.

Los juicios de Salem son aún hoy en día ejemplo de la perversión y el mal funcionamiento de la justicia: las personas eran acusadas sin pruebas ante un juez, que decidía si eran o no culpables y las enviaba a una prisión provisional. Después, los condenados recibían un veredicto final, la condena a la horca, que era ejecutada por el sheriff.

Las leyendas sobre este proceso han resultado en la publicación de numerosas obras de literatura, documentales y películas sobre los juicios de brujas y la superstición e histeria acerca de la brujería en las colonias americanas durante los siglos XVII y XVIII.


Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s